Testigos – Los García, una familia de músicos

El padre Trino o Trini además de su destacado ministerio como sacerdote, siguió el camino musical heredado por su familia.

“Él se encargaba de limar asperezas”

(José García Alonzo)

Durante su juventud formó parte de la agrupación musical “La Solución” (después llamada “Los Genios” y luego “Toros Bravos”), donde tocaba la batería.

Fotos: Cortesía

Rey Orozco Gallardo

De la casa de los García han surgido destacados hijos de Tlajomulco de Zúñiga, principalmente desempeñados en la labor de guiar a la comunidad por el camino espiritual, del aprendizaje y de lo que constituye la cultura local.

A este linaje de maestros pertenece el presbítero José Trinidad García, también conocido como el padre Trino o Trini, cuyo recuerdo permanece en varias partes del estado.

El domingo 5 de junio de 1966, en la cabecera municipal, nació José Trinidad García Alonzo, hijo de los señores Alejandro García Luises y Margarita Alonzo Gómez. El Padre Trino provenía de una familia dedicada a las labores del campo y de un padre músico.

Durante su juventud, nuestro testigo formó parte de la agrupación musical “La Solución” (después llamada “Los Genios” y luego “Toros Bravos”), tocaba la batería.

“Salió un curso de radiotécnico, entonces ejercía su profesión muy poco; pero como músico sí se desarrollaba bien. Un día nos sorprendió. De un de repente nos dice ‘¿saben qué, hermanos? Les quiero decir que recibí un llamado de Dios y voy a ingresar al Seminario, quiero que me apoyen y también, si no lo logro, que me acepten de nueva cuenta”, recuerda su hermano José García Alonzo.

El 2 de septiembre de 1990, Trino García ingresó al Seminario. El historiador Octavio Guevara conserva la copia de unas memorias escritas por el padre Trino, en las que expresa su motivación:

“Y he decidido ser seminarista para descubrir lo que quiero, lo que quiere Dios de mí […], para formarme en el campo cultural, social y espiritual […], por haber experimentado, en los apostolados que he hecho, la necesidad de dirigentes preparados, con espíritu de servicio, caridad y entrega”.

Recibió la consagración como diácono el 24 de diciembre de 1998, y el sacramento del orden sacerdotal el 10 de junio de 2000. La celebración se extendió hasta su tierra natal, donde ofició su cantamisa el día 16 del mismo.

“Generaba trabajo a los de aquí de su pueblo: a los músicos les daba mucho trabajo y a los que hacían pirotecnia también les daba trabajo; a nosotros como albañiles, le construimos en las parroquias donde él andaba”.

“Nos llevó a sus diferentes parroquias en las que estuvo y, siempre, a su manera, nos hacía ver nuestros errores. Nos ayudó a formarnos como banda y siempre con un trato excepcional, porque él fue músico, sabía cómo nos sentíamos […] fue nuestro mentor, nuestra guía en nuestra carrera musical”, comentan su hermano José García y su sobrino Jesús Tatengo, líder de la banda La Inmune Nueva Juventud, respectivamente.

El 12 de marzo de 2005, tomó posesión de la parroquia de Matatlán, Zapotlanejo. Más tarde, el 28 de marzo de 2012, obtuvo el nombramiento de párroco de La Santísima Trinidad, en Zapotlán del Rey.

Finalmente, en su trayecto ministerial, en octubre de 2014  llegó a la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en Tonalá, de donde su Creador lo llamó el 14 de junio de 2020.

El profesor José Juan García, presidente del Comité de Santa Cecilia 2019-2020, se refiere en todo momento a su tío como un “pilar”. Este concepto acompaña la semblanza de nuestro testigo, pues los testimonios sobre su labor apuntan a la guía y sostén de comunidades, gremios y de la familia.

No en vano, uno de sus amigos sacerdotes, en la misa de cuerpo presente, resumió su proyecto sacerdotal: “Y en cada comunidad que estuvo, siempre dejó la presencia del Señor. Y como fruto de eso, es todo este acompañamiento”.

“Nadie es eterno en el mundo” era una de sus canciones favoritas, advirtiendo, como en verdad lo hizo a quienes le conocieron, la fragilidad humana de los grandes testigos de Tlajomulco.


Se fue el fundador de la Banda Municipal

Redacción

El legado de los García para la cultura musical de Tlajomulco de Zúñiga es invaluable. Al padre Trino se le unió en el camino su hermano Antonio García Alonzo, quien falleció el 21 de junio tan sólo una semana después de la partida del sacerdote.

Antonio fue cofundador de la Banda Municipal de Tlajomulco junto a “Chirulín”.

“Estoy seguro de que sus enseñanzas permanecerán por siempre en los integrantes de la banda”, escribió el alcalde Salvador Zamora en sus redes sociales.

Deja un comentario