Quirino Vs. MC, política de muy bajo nivel

Las vísperas de la elección para presidente municipal han comenzando con una contienda entre Quirino Velázquez y personajes de Movimiento Ciudadano donde resaltan varios desaciertos

Maggie Urzúa

Hace meses escribí en este espacio cómo Tlajomulco, cuna del “alfarismo”, perdió terreno en la formación de cuadros para la política estatal. Sus talentos emigraron, ahora el mermado equipo que se quedó tiene en la reelección de Salvador Zamora su única opción fuerte, si bien no es el mejor paso para la carrera individual del alcalde.

Conforme se acercan las precampañas para la sucesión presidencial, comienzan a brotar los prospectos que, para no variar, se muestran escasos y protagonizan una contienda entre “simplona” y vulgar, como si se tratara de una pelea callejera donde los contrincantes terminan con la ropa desgarrada. ¡Así de bajo el nivel!

Quizá hayan sido las mañas de siempre, pero en la era de las redes sociales los defectos se maximizan.

Así está ocurriendo con el eterno Quirino Velázquez, quien en el afán por colocar como candidato a su hijo Gerardo Quirino ha escrito desafortunadas publicaciones en su cuenta de Facebook, las cuales denotan agresividad, antipatía, una forma poco profesional de hacer política –quizá a ella se deba tanta “administración de derrotas”–, y lo más grave: está dejando mal parado a quien pretende beneficiar.

Varios puntos a resaltar:

1. El actual Diputado Local por el Distrito 12 está recién divorciado del PRD y de su “domadora” la Universidad de Guadalajara. El “acta” la firmó cuando le dio la espalda a la postura de la institución y votó a favor de la millonaria deuda solicitada por el gobernador Enrique Alfaro.

Apoyar a Movimiento Ciudadano seguramente le traerá beneficios a Gerardo Quirino; pero, por su breve trayectoria, competir por la alcaldía con la bandera naranja por ahora parece una negativa (que le pregunte a Salvador Zamora). Si algo sabe MC es elegir candidatos sólidos.

Un premio como una diputación federal o la propia reelección en el Congreso de Jalisco es mucho más que cualquiera de los descalabros acostumbrados por el extinto “Sol azteca”.

2. Salvador Zamora respondió al “ataque” con una fotografía al lado de Gerardo. Le dio importancia al bando rival y se puso a su nivel. Aunque el mensaje denota un divorcio –otro– entre padre e hijo.

3. ¡No me ayudes, papá! ¿Quién puede ver un liderazgo serio en alguien que necesita a su progenitor para defenderlo y postularlo?

4. El PRD perdió el registro en Jalisco. El Grupo Universidad ya tiene su propio partido: Hagamos, dirigido por Enrique Velázquez, compañero de bancada de Gerardo Quirino cuyo nexo fue cortado.

La familia tlajomulquense rompió con ellos y está confrontándose con MC. De continuar sus peleas sin sentido podrían quedarse con las manos vacías en 2021, excepto si en verdad padre e hijo caminan cada uno por su lado.

Deja un comentario