Al menos 18 asesinatos en 31 días de mayo

Persiste la incidencia de homicidios dolosos en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga 

Homicidio en fraccionamiento Nuevo San Miguel
Fotografía: cortesía

       

Redacción

Durante el transcurso de mayo, Tlajomulco de Zúñiga continuó con el “baño de sangre” iniciado desde los meses de marzo y abril. El ritmo de homicidios dolosos va en incremento. Al cierre de mes se cometieron dentro de esta jurisdicción 18 crímenes.

Zona Valle, otra vez a la cabeza

Las localidades de Santa Cruz del Valle, Lomas del Mirador, Chulavista y Hacienda Santa Fe fueron escenario para la mayoría de asesinatos a sangre fría o abandono de cadáveres.

El mes abrió con un homicidio doble en la calle Loma de Caracas, en Lomas del Mirador. Una persona del sexo masculino fue hallada sin vida en el asiento del piloto de un automóvil estacionado afuera de una finca; adentro de ésta, en una recámara, yacía otro muerto en un charco de sangre.

De este incidente, hubo otro lesionado que fue llevado en estado grave a un hospital. Los tres fueron heridos por un arma de fuego calibre 40 milímetros.

El 3 de mayo una tripleta de asesinatos cubrió de sangre a Santa Fe y, de nuevo, a El Mirador.

Una pareja conformada por hombre y mujer fue baleada al cruce con avenida Juticalpa y Tegucigalpa, en Santa Fe.

Horas antes en una vivienda abandonada de Cerro Ventana Oeste, en Lomas del Mirador, murió un joven por múltiples golpes y una herida por arma punzocortante.

Sobre la avenida Adolf B. Horn, en la confluencia con el camino a La Piedrera, el 6 de mayo encontraron un cuerpo completamente calcinado, el cual estaba atado de pies y manos con alambres.

El 7 de mayo los cuerpos desnudos de dos masculinos fueron arrojados al canal de aguas negras que se ubica entre avenida Primero de Mayo y Jesús González Gallo, en Santa Cruz del Valle.

La muerte llegó a Chulavista el 9 de mayo, a través del hallazgo de un cadáver atado de pies y manos, al cual le arrebataron la vida tras propinarle una golpiza con objeto contundente. El descubrimiento tuvo lugar en el cruce de las calles Cerro Pallonami y San Andrés.

El cruce de las avenidas Adolf B. Horn y Arvento, en la colonia del mismo nombre, fue escenario para el deceso de un hombre que recibió un balazo en el cráneo. Hechos ocurridos el 13 de mayo.

La tarde del 17 de mayo un cuerpo flotaba en la presa El Cuervo, por la avenida Nuestra Señora de las Mercedes. Se descartó la posibilidad de ahogamiento, pues fue lanzado adentro de una bolsa negra.

Con varios días de evolución cadavérica localizaron un cuerpo en la esquina de Yuscapán con avenida Buenos Aires, en Santa Fe. Del hallazgo registrado el 27 de mayo se supo que el occiso estaba metido en una bolsa negra de plástico, y luego fue envuelto en una cobija.

Los últimos del mes

La madrugada del viernes 29 de mayo en la etapa 10 de Chulavista se reportó la presencia de una persona herida por arma de fuego, en la confluencia de Cerro Patambán y avenida Cerro Alcalá.

Al arribo de los Servicios Médicos Municipales y de oficiales de la Comisaría de Tlajomulco, el joven de entre 17 y 19 años de edad ya había muerto. Tenía un balazo en el tórax.

La lista de muertes violentas siguió creciendo el sábado 30, con el asesinato de un masculino en Puestas del Sol.

El quinto mes de 2020 cerró con un deceso por herida de arma blanca en el fraccionamiento Nuevo San Miguel, la tarde del domingo.

Un reporte al C4 Tlajomulco informó sobre la presencia de una persona herida por arma blanca, sobre las calles Laurel y Cedro.

Los paramédicos a su llegada sólo pudieron corroborar su deceso y revelaron que las lesiones le fueron causadas en las costillas izquierdas. El fallecido tenía edad de 29 años.

Este día se presentó un incidente en Lomas del Sur, cuando una camioneta pick up en color negro fue baleada con sus ocupantes adentro. Hasta el último reporte, no se había localizado ni el vehículo agredido ni otros dos que participaron en el enfrentamiento. Como daño colateral, dos vecinas de la zona resultaron con heridas regulares.

Otros casos en los límites con Tlaquepaque y Zapopan

Una persecución policíaca desatada el primer día de mayo culminó con la muerte de un sujeto sospechoso.

En el cruce del Camino a La Tijera con Guadalupe Gallo, en fraccionamiento La Tijera, oficiales del Escuadrón Motorizado Jaguares de Tlajomulco realizaban un recorrido de vigilancia cuando observaron a dos masculinos en posición misteriosa.

Al tratar de marcarles el alto, siguieron su huida a toda velocidad a bordo de una motocicleta. Tras recibir respuesta por parte de los policías, comenzaron a dispararles pero el ataque fue repelido.

Finalmente detuvieron su marcha en la colonia Agua Industrial de Zapopan, donde uno cayó acribillado y el otro terminó con serias heridas.

La madrugada del 15 de mayo otra persecución, pero entre civiles, detonó el asesinato de un hombre a las afueras de una finca localizada en la esquina de las calle Aldama e Iturbide, en la delegación de San Agustín.

En los límites con Tlaquepaque, sobre camino al Rancho Los Zermeños cerca de carretera a Morelia, el 24 de mayo encontraron un cuerpo con cuatro impactos de bala.

Como de costumbre, en ninguno de los casos los procesos de investigación han llevado a la detención de presuntos autores de estos homicidios dolosos.

El inicio de junio sigue la tendencia

En una parcela localizada en el cruce de las calles Lila con Sicomoro, en fraccionamiento Los Abedules,  fue localizado el cuerpo de una persona del sexo masculino sin vida.

Su apariencia era de 30 a 35 años de edad, era de complexión delgada, cabello corto, estatura entre 1.70 y 1.75 metros, vestía camisa color café, pantalón de mezclilla negro y se hallaba descalzo.

No se le observaron heridas por arma de fuego o blanca, se deduce que su muerte pudo ser provocada a golpes.

Deja un comentario