Crece indignación en Lomas de Tejeda por una granja de puercos

Dicen que el Ayuntamiento de Tlajomulco nada más “da largas al asunto porque los dueños son influyentes”

Fotografía: Leonardo M.

Francisco Castro

De nada les ha servido a los vecinos de Lomas de Tejeda la queja presentada ante el Ayuntamiento de Tlajomulco, en forma reiterada, del funcionamiento de una granja de puercos que contamina con fétidos olores a un amplio sector de la población.

La granja ha sido inspeccionada en dos ocasiones por personal de la Fiscalía Ambiental, que promete solución, pero los meses pasan y todo sigue igual.

Los vecinos están muy indignados porque han hablado con los propietarios pidiéndoles que cambien la granja a otro lugar o cumpla las normas ambientales, pero, según dicen, esas personas se niegan rotundamente diciendo: “Háganle como quieran, pero la granja no la quitamos”.

La primera exposición del problema ante una autoridad municipal fue el 27 de noviembre del año pasado, en una reunión con el secretario general del Ayuntamiento, Omar Cervantes Rivera, quien les recomendó que escribieran un oficio al director general de Agencias y Delegaciones, David Macías Guzmán, para solicitarle la intervención de la Fiscalía Ambiental.

El oficio fue entregado al director de Agencias y Delegaciones el 18 de noviembre de 2019, firmado por el agente municipal, Israel Márquez Rivas, y numerosos vecinos afectados.

La Fiscalía hizo una primera inspección el 19 de febrero pasado y ordenó la ejecución de varias medidas de corrección de los problemas. Pero el tiempo pasó y los vecinos afectados no vieron ningún resultado, por lo que nuevamente pidieron la intervención de la Fiscalía.

La segunda inspección se llevó a cabo hace 20 días, estuvo a cargo de José Juan Rangel, quien dio a conocer que está en marcha un procedimiento en la propia Fiscalía, de análisis técnico jurídico y valoración de las pruebas aportadas por el dueño del predio, para valorar el cumplimiento de las correcciones ordenadas el 19 de febrero.

Para los vecinos afectados, esto no es más que darle largas al asunto sin que haya verdaderos deseos de poner remedio a este problema de contaminación, pues consideran que la granja está totalmente irregular porque quienes se ostentan como dueños carecen de escrituras, no tienen licencia municipal ni de uso de suelo, se conectaron sin autorización a una toma de agua, arrojan los desechos a un arroyo que pasa por un terreno vecino que es propiedad privada y, además, invadieron un predio colindante poniendo una cerca de alambre de púas a pesar de que una pared de ladrillos marca claramente el límite de su propiedad.

Los vecinos atribuyen la actitud insolente de los dueños de la granja y la tolerancia para funcionar en forma irregular, a que son muy influyentes dentro del Gobierno de Tlajomulco, y a que “alguien poderoso los protege”.

Quienes aparecen como propietarios ante los ojos de los vecinos afectados, trabajan en el Ayuntamiento, algunos con muy buenos sueldos.

Ellos son:

Concepción García Contreras, directora Proyecto Cabecera, adscrita a Participación Ciudadana.  33 mil 500 pesos*.

Juan Manuel García Contreras, inspector en Sindicatura – 13 mil 54 pesos

José Carlos García Contreras, especialista en Sindicatura – 13 mil 275 pesos

Amalia García Contreras, auxiliar en Desarrollo Económico – 8 mil 312

José Joel García Chávez, director de Juzgados Municipales – 43 mil 500 pesos

*La cantidad de todos los sueldos es mensual

José de Jesús Rubio Rodríguez, uno de los perjudicados, narró que en su familia ya han empezado a aparecer afecciones a la salud, como alergias, y dijo que la única solución al problema es que quiten la granja de donde está, por ser una zona urbana, y la cierren definitivamente, o la trasladen a otro lugar donde no haya viviendas cerca.

Esta granja era inicialmente un criadero de puercos de traspatio, con tres o cuatro animales, pero desde hace más de un año fue creciendo poco a poco hasta albergar 180 cerdos, según el agente municipal Israel Márquez Rivas, pero los vecinos consideran que son unos 300.

Deja un comentario