Hoja por Hoja – Las cifras no cuadran en la SSJ

Un muerto menos, un caso menos

Las cifras ocultas que no cuadran en la Secretaría de Salud Jalisco

Maggie Urzúa

No existe modelo estadístico o predictivo con efectividad del 100 por ciento para medir contagios y muertes por COVID-19. Ni siquiera los países desarrollados presentan datos exactos.

La imprecisión en el cálculo es natural, no así los manejos de algunas dependencias, inclinados hacia el ocultamiento deliberado; donde, además, brillan por sus desaciertos poco profesionales. Aquí entra la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ).

Tlajomulco es uno de los tantos municipios donde la SSJ ha tropezado. Al momento de redactar esta columna la plataforma sobre el coronavirus creada por el CONACYT, con cifras federales, daba cuenta de seis muertes en esta demarcación, una más que las recopiladas por el Estado.

La falta de coincidencia se desbordó desde el 25 de abril, al registrarse el tercer deceso en un tlajomulquense; hasta el 3 de mayo el acumulado de defunciones a cargo de la SSJ lo reconoció. El 4 de mayo hubo otra muerte omitida hasta la fecha por la plataforma estatal.

En los confirmados la situación prevalece, pues la suma total de casos en Tlajomulco desde el 30 de marzo va uno debajo que las cifras nacionales.

La Región Sanitaria 12, a diferencia de otras zonas, ha guardado total hermetismo al respecto y jamás se muestra en público para brindar certidumbre.

Esta imprecisión acarrea tal pérdida de credibilidad en la secretaría encabezada por Fernando Petersen, que hasta los gobiernos municipales prefieren basar sus pronunciamientos en la Dirección General de Epidemiología federal. Es el caso del alcalde Salvador Zamora, quien comenzó a difundir sus reportes vespertinos a través de Facebook y Twitter.

Y como ésta, otras “metidas de pata” intolerables para un área llena de supuestos especialistas en salud, ciencia y comunicación.

Un paciente detectado en Tecualtitán, municipio de Zapotlán del Rey, le fue atribuido a Teocuitatlán de Corona, ¡con el pretexto de que se parecen los nombres!

El primer caso de Zacoalco fue desestimado porque “es residente de Guadalajara”. Dos días después se confirmaron otros dos enfermos en ese municipio.

En Zapotiltic su primer paciente fue revelado tres semanas más tarde. El día que lo notificaron cometieron la incongruencia de considerarlo recuperado, pero al mismo tiempo lo reportaban hospitalizado.

Ni hablar de los horarios. Aunque sus cortes diarios aseguran realizarse a las 13:00 horas, las estadísticas y el comunicado se publican entre 21:30 y 23:59, en medio de una noche que siempre se asocia con clandestinidad o escondite.

El SARS-CoV-2 se ha convertido en un juego político: el peor gobernante es el que mayor mortalidad y contagios presenta. Si cuidar a Enrique Alfaro es el motivo para tantos errores de la SSJ, hay que avisarles que la jugada salió contraproducente y, gracias a la irresponsabilidad social, la realidad no se podrá esconder más pues el pico epidémico se encuentra aún lejos en Jalisco.

Deja un comentario