Gobierno Federal presenta su plan para enfrentar la crisis económica

Disminuirán sueldos de altos funcionarios, quienes no tendrán aguinaldo, y continuarán proyectos prioritarios, como la línea 3 del Tren Eléctrico de Guadalajara

Por Francisco Castro

Un programa de 11 puntos aplicará el Gobierno Federal para enfrentar la crisis económica que afecta México.

El programa se basa en criterios de eficiencia, honestidad, austeridad y justicia en la administración pública, y tiene el propósito de generar los ahorros que permitan fortalecer el blindaje de los programas sociales, continuar la ejecución de los proyectos prioritarios, crear dos millones de empleos para proteger el ingreso de las familias pobres y de las clases medias, y dar tres millones de crédito a pequeños negocios

Entre los 38 proyectos prioritarios que continuarán se encuentran la línea 3 del tren ligero de Guadalajara, el tren México-Toluca, la rehabilitación de las seis refinerías para producir más gasolina, las obras de la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco; el aeropuerto Felipe Ángeles, el Tren Maya, los precios de garantía para los productos del campo, atención y medicamentos gratuitos para todos, los caminos rurales, carreteras y presas y canales de riego.

Con las medidas adoptadas se obtendrá un ahorro de 622 mil 565 millones de pesos que se destinarán a los programas sociales y los proyectos prioritarios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el punto número uno del programa establece que serán reducidos en 25 por ciento los salarios de los altos funcionarios de la administración pública federal en forma progresiva, los que más ganan tendrán la mayor reducción salarial.

Por “alto funcionario” se entiende desde subdirector hasta presidente de la República, mismos que no tendrán aguinaldo ni ninguna otra prestación de fin de año.

En cambio, no será despedido ningún trabajador y aun cuando se cancelan 10 subsecretarías, el personal seguirá dentro de la administración federal con el mismo rango y sueldo.

No se ejercerá el 75 por ciento del presupuesto disponible de las partidas de servicios generales y suministros. Permanecerán cerradas la mitad de las oficinas, con excepción de las que atienden al público y las que se consideran esenciales para el beneficio de la gente.

Se hará todo lo posible para reubicar a los servidores públicos con el propósito de dejar de pagar rentas de edificios, vehículos, bodegas y otros inmuebles.

La Secretaría de Hacienda cumplirá puntualmente la entrega de participaciones federales a los estados y el pago de la nómina, las pensiones y la amortización y servicio de la deuda pública.

No se podrán usar sin autorización de la Secretaría de Hacienda recursos de fondos o fideicomisos creados por acuerdo o decreto del Poder Ejecutivo.

Tendrán trato excepcional la Secretaría de Salud, la Guardia Nacional y las Secretarías de Marina y Defensa Nacional, y se aplicará la Ley de Austeridad Republicana de manera rigurosa.

El decreto estará vigente hasta el 31 de diciembre del presente año.

La crisis económica mundial que se avecina ya está mostrando sus primeros estragos en México, con la pérdida de 130 mil 593 empleos formales durante el mes de marzo, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Deja un comentario