COVID-19 comienza a paralizar Tlajomulco con aislamiento social

Quedan suspendidos eventos mayores a 50 personas, las clases y la Semana Santa; hay filtros en el ingreso al aeropuerto

Maggie Urzúa

Escuelas sin alumnos, trabajo de la oficina enviado a la casa, negocios vacíos de estantes y clientela, transporte público sin sobrecupo, ausencia de espacios para el esparcimiento, iglesias sin fieles y con cancelaciones por anticipado de la Semana Mayor.

Esa ha sido el cuadro pintado en cada rincón del mundo adonde llega el COVID-19, modalidad de coronavirus que ya se instaló en México y comienza a paralizar la vida cotidiana de Tlajomulco de Zúñiga en la búsqueda de librar el contagio.

Desde el viernes 13 de marzo se desataron las medidas de contención. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, y el presidente municipal Salvador Zamora recorrieron el Aeropuerto Internacional de Guadalajara Miguel Hidalgo para presentar los filtros sanitarios.  Cada pasajero que llegue a la terminal aérea debe someterse a una revisión médica, ante la posibilidad de ser portador del virus.

Como fichas de dominó cayeron las suspensiones de clases. Primero la Universidad de Guadalajara anunció que a partir del 17 de marzo se prohibían las lecciones en aulas de centros universitarios y preparatorias, ahora los estudiantes cursarán sus materias en línea.

La Secretaría de Educación Pública decidió adelantar el periodo vacacional de Semana Santa desde el 23 de marzo. Pero en Jalisco determinaron que la detención debería correr a partir del martes 17, hecho que aplica por igual a preescolares, primarias, secundarias, bachilleratos y nivel superior.

Si bien se habla de un receso, la instrucción es que los niños y jóvenes estudien desde casa y los docentes se valgan de herramientas tecnológicas para no retrasar el aprendizaje.

Los eventos deportivos quedan sin actividad hasta nuevo (ver nota).

El Gobierno Municipal de Tlajomulco restringió la presencia de turistas en la Laguna de Cajititlán (ver nota).

Eventos masivos como conciertos, obras de teatro, bares o antros quedarán cerrados, salvo si reúnen conglomeraciones inferiores a 50 personas.

Iglesia Católica “en paro

La Conferencia del Episcopado Mexicano, órgano rector de la Iglesia Católica en el país, emitió un comunicado para informar la suspensión de encuentros con grupos numerosos como catequesis, retiros, congresos, asambleas y fiestas patronales.

La asistencia a misa los domingos les será dispensada a los fieles. Buscarán la manera de transmitirlas por radio, televisión e internet.

Uno de los mayores “golpes” estará en la Semana Santa, programada del 5 al 11 de abril. Siguiendo el ejemplo del Vaticano, en México no se realizarán las actividades habituales.

Entre los actos afectados está la representación de San Agustín, en Tlajomulco. Rodolfo Hinojosa, organizador, dio a conocer que ha sido cancelado todo su programa; la disposición viene desde la Arquidiócesis de Guadalajara.

Hasta el cierre de esta edición, el Gobierno de México aún no decretaba el bloqueo de las fronteras a la entrada de viajes provenientes del extranjero.

Piden permanecer cinco días en casa

El alcalde Salvador Zamora emitió un pronunciamiento a través de Facebook, donde se une al exhorto hecho por el Gobernador de Jalisco para no salir de casa los próximos cinco días. En este periodo se proyecta el arranque de la fase 2 donde la transmisión del virus se da de persona a persona dentro del país. Es la llamada etapa de “aislamiento social”.

“No son periodos vacacionales, estos recesos no son adaptados para descansar o para que la gente asista a lugares muy concurridos. Son para crear responsabilidad y cuidarnos a nosotros mismos”, subrayó el doctor Francisco Meléndez, director general de los Servicios Médicos Municipales.

Deja un comentario