De Megafraude ahora es Mega-amable

Por Aquiles Vaca Briones

Algunas empresas ven la tempestad que ellas mismas provocan y no se hincan… hasta que a base de mentadas y periodicazos se dan cuenta que por jugarle a la “transa” y la soberbia se pueden quedar sin los millones de pesos que les dejan sus clientes inconformes.

Una de las compañías que más dolores de cabeza les ha dado a los tlajomulquenses es una megacompañía que instala un servicio megachafa de internet, televisión y telefonía a un megaprecio; mismo al que por megaignorar las quejas ya le apodaban en redes sociales: MEGAFRAUDE.

Queremos creer que fueron su “mega amabilidad” y su “mega voluntad” las razones por las cuales de dos semanas para acá se la pasan reparando las fallas que por meses se les olvidaron.  Seguro en nada influyeron una nota periodística y una encuesta ‘viralizadas’ a través de Facebook.

Antes ignoraban los reportes de la gente y las fallas generales que a cada rato se sufrían; ahora hacen reparaciones generales y profundas todo el día. Al menos en el pueblo, por todos lados y a toda hora vemos vehículos y técnicos acomodando el cablerío para darle a los que les dan de comer (sus suscriptores) el servicio que se merecen… ¡y por el que les pagan! ¿Qué les costaba?

Cabe recordarles que las reparaciones no los eximen de descontar su mal servicio del recibo mensual, que en algunos casos fue hasta de 15 días. Muchos usuarios están siguiendo en orden los protocolos que marca la Profeco y que en su mismo contrato establece que debe ser mínimo del 20 por ciento del total de la factura.

Ojalá no se hagan “megapatos”.

Deja un comentario