Inicia La Verdad TV con foro sobre violencia contra las mujeres

Hilda Beltrán Delgadillo, Brenda Méndez Siordia, Verónica Delgado Carrillo y Lyliana Arévalo Villa participaron en el ejercicio conducido por Maggie Urzúa

Redacción

Periódico La Verdad de Tlajomulco cumplió 22 años el 7 de marzo. El aniversario ocurrió en el marco del Día Internacional de la Mujer y del paro de mujeres “Un Día sin Nosotras”.

La misión de este medio de comunicación ha sido la de darle voz a las causas sociales que aquejan al municipio. En ese tenor se desarrolló la primera transmisión de “La Verdad TV”, un concepto en video y audio que pretende acaparar a las nuevas audiencias que exigen contenidos multimedia más allá de las páginas de la edición impresa.

A través de nuestra página de Facebook realizamos una mesa de diálogo sobre la situación actual de las mujeres: los porqués de su lucha, los tipos de violencia que sufren y qué proponen nuestras ponentes para resolverlo.

Participaron cuatro mujeres líderes en sus sectores, que pertenecen a diversas generaciones. El ejercicio fue conducido por nuestra editora Maggie Urzúa, y se desarrolló el viernes 6 de marzo a las 7:00 de la noche.

Compartimos un resumen.

Violencia histórica en la política. “Hay que recuperar valores familiares”

Hilda Beltrán Delgadillo es una abogada y docente con amplia trayectoria dentro de la política estatal.

En el trienio 1989-1992 fue electa como la primera presidenta municipal de Concepción de Buenos Aires (sureste de Jalisco). Desde la posición, y para escalar en las pirámides políticas y profesionales, se enfrentó a un machismo sistemático.

“Cuando las mujeres decidimos caminar el sendero de iguales, volar fuera del hogar, nos enfrentamos a violencia psicológica, política y económica. Yo fui la primera presidenta municipal de un pueblo donde las diferencias se resolvían a balazos, entre hombres. Decían que cómo una mujer los iba a mandar, y en mi administración también hubo secretaria general, síndica y tesorera”, platicó Beltrán.

Gestiones como la suya acortaron la brecha gubernamental. En la actualidad, en los congresos federal y estatales, las diputaciones son ocupadas por un 50 por ciento de mujeres.

Hilda recapituló cómo las mujeres han sido sometidas a través de la historia, citando casos de la era prehispánica. Su propuesta para ir borrando los abusos domésticos, laborales y políticos se encuentra en la recuperación de los valores familiares.

“Hay que dejarles a nuestros hijos esos valores que se han ido perdiendo. Considero que las adicciones en las familias son un detonante para la violencia. Como docentes y políticas también debemos incidir en políticas públicas que esclarezcan cada caso de violencia y no ocurra como con los expedientes de las muertas de Juárez, donde no aparece el nombre de ningún responsable”, concluyó.

Conocimiento para las mujeres en un entorno donde la Fiscalía “nos está fallando”

Brenda Méndez Siordia dirige actualmente el Instituto Municipal de la Mujer Tlajomulquense. Su experiencia es amplia en el servicio público, en su currículum vitae figuran cargos como una regiduría.

A través de su trayectoria ha registrado el comportamiento de los tipos de violencia dentro del municipio.

Subrayó la situación de los abusos detrás de las paredes de los hogares, donde sufren diariamente las esposas, las novias, las hijas.

“A partir de los 15 años las mujeres sufren algún tipo de violencia. En la familia, por el tema cultural y educativo, es algo que está normalizado. A veces las mujeres no saben diferenciar entre violencia y amor”.

Para esa afirmación, Brenda formuló un plan de acción desde el IMMT: crear una red de capacitación, donde 250 mujeres se unen para visitar las comunidades. Su objetivo es uno: llevar conocimiento, que el género femenino sepa diferenciar los diferentes tipos de violencia y que, con base a ello, se atrevan a denunciar. “Lo que no conocemos, no lo vamos a lograr”, remarcó.

Realizó una crítica a las instituciones de justicia: “La Fiscalía del Estado nos está fallando a las mujeres. De nada sirve que tengamos temas de terapias y asesorías o acompañamientos legales correctos si no se vincula a proceso a la persona correcta”.

Situaciones contundentes las expuestas por Méndez Siordia: las mujeres que sufren violencia son las que tienen que estar en refugios, escondidas, mientras el delincuente permanece impune en la calle.

Creen que el acoso no afecta, por eso “hay que unirnos”

Lyliana Arévalo Villa estudia una carrera universitaria y colabora como reportera en La Verdad. Su juventud representa a la mayoría de participantes en las marchas y manifestaciones contra la violencia de género.

Considera que la participación de su sector poblacional consiste en la influencia de las redes sociales, a las cuales anteriores generaciones no tenían acceso.

Abordó el acoso sexual que se padece en calles y aulas escolares.

“Afecta en depresión, creen que porque son palabras no nos van a afectar. Te sientes incómoda al caminar por la calle o al recibir ataques en las aulas”, expuso.

Añadió que, en ocasiones, las propias mujeres permiten las agresiones que comienzan desde un chiste sexista.

“Las mujeres hemos aceptado este tipo de agresiones. Debemos hacer cambios personales, abrir los ojos en los errores que tenemos. Si no tenemos el apoyo de alguien más, nos tenemos a nosotras para cuidarnos. Pero también debemos ser congruentes: no ir a las marchas para luego criticar a otras mujeres”, planteó Arévalo.

También puso el dedo en un asunto del que es necesario tomar conciencia: “La violencia no viene de alguien más, lo más recurrente es que sea de hombres cercanos a nuestro círculo”.

—-

Para construir paz, el “ya basta” debe ser contundente

Verónica Delgado Carrillo es regidora en el presente Ayuntamiento de Tlajomulco; también participa de manera frecuente como activista por la causa del feminismo.

Aclaró que las manifestaciones tienen el objetivo único de llamar la atención de autoridades y otros países. Señaló que acciones como las pintas en edificios públicos son formas de expresión que apelan al reclamo, después de que los gobiernos han permitido la violencia y, a veces, ellos mismos protagonizan casos.

“Construyamos paz, pero para conseguirla la indignación es importante, donde el ya basta debe ser contundente”, dijo.

Se adentró en la situación de Tlajomulco frente al desenlace más fatal de los tipos de violencia: el feminicidio. Detalló que dentro de los 100 municipios con más casos de homicidios dolosos por asuntos de género, el nuestro ocupa el lugar número 20 a nivel nacional.

“Es gravísimo el tema, un panorama terrorífico, porque la crueldad con la que matan a las mujeres va en aumento. Normalmente los asesinos son sus ex parejas, sus tíos”, indicó.

Su conclusión y propuesta para resolver el problema es un cambio de conciencia que detone el cambio de paradigma.

“Lo importante es ya no naturalizar la violencia del día a día del jefe, del novio, del señor de la atienda que hace un comentario. Debemos cambiar el paradigma con formación y educación. Una mujer empoderada se transforma a sí misma, y luego transforma a su familia y a sus amigos”, remató Delgado.

Este fue el ejercicio inaugural. Realizaremos transmisiones y producciones en video sobre temas de interés social a través de nuestra página de Facebook: facebook.com/laverdadtlajomulco

Deja un comentario