Hoja por Hoja – Ingrid y Fátima en Tlajomulco

Maggie Urzúa

Ingrid y Fátima viven en cada rincón de Tlajomulco

Las protestas feministas agudizadas en el último mes dentro del territorio mexicano se manifiestan a través de dos rostros: Ingrid Escamilla y la niña Fátima. Las dos fueron asesinadas de manera brutal por personas cercanas a su vida cotidiana.

Su imagen es el símbolo de toda la putrefacción social. Tlajomulco de Zúñiga tiene en cada rincón sus Ingrids y sus Fátimas.

Tan sólo en los 28 días transcurridos del mes de febrero han matado a tres mujeres con lujo de violencia en nuestro municipio. De continuar la tendencia, ¿cómo terminaríamos el año?

La muerte es uno de los tantos síntomas que enfrenta el género. Detrás de las paredes de un hogar es común el maltrato físico y psicológico contra las esposas, novias e hijas. Tlajomulco, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Justicia, ocupa el tercer sitio a nivel estatal en la cantidad de denuncias presentadas… y eso que la mayoría de los casos permanecen ocultos.

En ese rubro, la zona Valle lidera las quejas por violencia intrafamiliar ante el DIF y la Fiscalía del Estado; este fue el principal argumento utilizado por el Pleno del Ayuntamiento para la donación de un predio al Centro de Justicia para las Mujeres, que estará ubicado en Chulavista.

La desaparición es otro de los delitos padecidos a diario por las tlajomulquenses. Su desembocadura usualmente es sólo una: el feminicidio.

De los reportes sobre mujeres ante la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas en el Estado, un alto porcentaje se resuelve hasta que se localizan los cuerpos desmembrados en fosas clandestinas.

Sí, con el sexo masculino la conclusión es la misma, pero hay enormes diferencias entre los homicidios de hombres y mujeres. Los cadáveres de ellas normalmente no poseen únicamente la huella del método que les arrebató la vida, sino que antes las someten a torturas relacionadas con violencia sexual; sus cuerpos son vejados y aparecen desnudos o con el cabello cortado.

Las protestas auténticas, sin fines políticos, pretenden visibilizar esa realidad que no se concentra únicamente en la Ciudad de México sino en cada municipio de la República, sobre todo en Tlajomulco que se ubica entre los 20 primeros lugares de violencia de género, al grado de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Jalisco activó una alerta por la urgencia de garantizar un entorno sano y seguro.

Existe aún mucha ignorancia o dudas sobre el tema, como lo son la gravedad del panorama local, las causas de la reciente movilización social y las propuestas surgidas desde la óptica femenina para darle solución.

Periódico La Verdad organiza una mesa de diálogo el próximo viernes 6 de marzo, que será transmitida por nuestra ‘fanpage’ facebook.com/laverdadtlajomulco. Por medio de este ejercicio, un grupo de mujeres identificadas con las causas sociales van a aclarar todas las interrogantes emanadas de un problema que está más vivo de lo que usted se imagina. Una Ingrid Escamilla pasa a diario frente a las narices de los tlajomulquenses y no nos estamos dando cuenta ni sabemos cuándo es necesario actuar para prevenir.

No deje de sintonizarnos.

Deja un comentario