El pueblo no quiere perdonar

Aquiles Vaca Briones

Las cosas no pintan bien para el PRI ni aun cuando se decidiera a pedir perdón al pueblo como propuso su exdirigente nacional Dulce María Sauri. Las reacciones en las redes sociales le son adversas, la gente no está dispuesta a perdonar el daño que hicieron los gobernadores y presidentes surgidos de sus filas.

“Perdonarlos no me sirve de nada. Cuando se pierde la confianza ya no se recupera”, fue una opinión.

“¿De qué PRI hablan? El PRI se acabó en 2018. ¿Todavía les queda alguna duda?”, dijo otro.

“Que los perdone Dios. Si realmente sienten el mal que hicieron, que desaparezcan de la política”, fue otra opinión.

Obviamente el PRI no se ha acabado ni está dispuesto a suicidarse políticamente y desaparecer. Quiere resurgir de sus cenizas, pero las circunstancias no le son favorables, apenas ha transcurrido poco más de un año de que concluyó el desastre llamado Enrique Peña Nieto y la gente aún está resentida.

Si  en el 2021 recibe suficientes votos para conservar el registro, eso, en las condiciones actuales, será un triunfo.

Deja un comentario