Hoja por Hoja – Tlajomulco ya no es cantera de MC

Tlajomulco dejó de ser la cantera para la política en Jalisco

Maggie G. Urzúa

Si la política en Jalisco se tratara de una liga de fútbol, Movimiento Ciudadano sería un club en el cual sus estrellas se habrían incubado en Tlajomulco de Zúñiga. El “crack” del partido naranja ahora  gobierna la entidad.

La “cantera” se encuentra en crisis. Si este año se determinara el próximo candidato a la gubernatura o a cargos estelares como una senaduría, la alineación excluiría a funcionarios tlajomulquenses.

En general, MC tampoco se encuentra en abundancia de aspirantes, pero los pocos son originarios de otras demarcaciones y, para la desgracia de los fundadores naranjas, son contrataciones que se formaron en otros “clubes” o gracias a su popularidad algunos equipos tratan de “ficharlos”.

Los signos ponen los reflectores en dos protagonistas por la carrera rumbo a la gubernatura.

Uno es Pablo Lemus Navarro, presidente municipal de Zapopan. Candidato natural por su exposición mediática, aunque a últimas fechas –ya sea por estrategia o por oposición real- se ha distanciado del “alfarismo” y los rumores lo colocan en Morena, el PAN o hasta en la agrupación del ex independiente Pedro Kumamoto.

Quien se está posicionando como el candidato oficial es Alberto Esquer Gutiérrez, actual secretario de Agricultura y Desarrollo Rural. El ex alcalde de Zapotlán el Grande (y antiguo militante panista) está manejando todos los proyectos coyunturales del gobernador Enrique Alfaro, y éste lo permite abiertamente. Lo exhibe en los actos estelares y le deja a su mando proyectos de obra pública que no necesariamente tienen relación con el campo.

En contraste, los del municipio ladrillero parecen echados en la hamaca y, si tuviesen el interés de escalar en la pirámide electoral, deberían comenzar su promoción desde ahora o serán marginados.

Ismael del Toro está apagado. Lucía más como diputado local que como alcalde de Guadalajara. Al igual que en su gobierno en este municipio, su carácter de “segunda parte” de Alfaro siempre lo ensombrece.

Habría que observar las aspiraciones de Salvador Zamora. Si su siguiente meta es la reelección, sería muy complicado que compitiera por los cargos más altos a nivel estado, pues sus posibles contrincantes le llevarían amplia ventaja al exponerse en toda la entidad. Pero si declina un segundo mandato y Alfaro lo llama al gabinete, trabajando duro lograría entrar en la terna y no dejaría morir a las fuerzas básicas de su terruño.

No todo está perdido. Tlajomulco sí podría alimentar una candidatura a la gubernatura, pero no sería con la bandera de MC sino con la de su rival: Morena…

En un año las elecciones intermedias van a aclarar mejor el panorama.

Deja un comentario