Hablemos abiertamente sobre suicidio

Dr. José Daniel Ruiz Carrillo

El suicidio figura entre las 20 causas de defunción más importantes a todas las edades en el mundo. A nivel global se suicidan alrededor de un millón de personas al año. En algunos países aparece dentro de las primeras causas de muerte, con edades que varían de los 15 a los 40 años y de los 10 a los 24 años. En México, en promedio alrededor de 17.79 personas se suicidan cada día, según estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las tasas de suicidio eran mayores en personas adultas, sin embargo actualmente el suicidio entre los jóvenes ha ido en aumento y ahora se consideran el grupo de mayor riesgo.

Los factores de riesgo relacionados con el suicidio son los siguientes:
1. En los hombres el suicidio consumado es mayor en 2 o 3 veces; en las mujeres los intentos de suicidio son hasta 4 veces mayor.
2. Estadísticamente los divorciados, solteros y viudos.
3. Entre desempleados, jubilados y en aquellos que llevan a cabo trabajos sumamente estresantes y tienen acceso a medio letales (médicos, policías, militares).
4. En las clases altas son mayores, en clases bajas los suicidios no consumados.
5. Hasta el 95 por ciento de los suicidios se producen en personas con alguna enfermedad psiquiátrica, y es mayor en aquellos con trastorno depresivo, trastornos por consumo de alcohol y esquizofrénicos.

¿Cuáles son algunas de las intervenciones eficaces que disminuyen los intentos de suicidio?
Se ha demostrado que la restricción a armas de fuego y sustancias tóxicas como plaguicidas reducen la tasa de suicidios. Además el tratamiento adecuado de los trastornos depresivos y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y sustancias, así como el seguimiento y contacto estrecho de quienes lo han intentado.

Según la OMS a nivel mundial, la prevención del suicidio es una necesidad que no se ha abordado de forma adecuada, debido a la falta de sensibilización y al tabú que representa el hablar del mismo. Se considera que la prevención del suicidio requiere la intervención de sectores distintos al de la salud, se requiere un enfoque innovador, integral y con la participación de otros sectores, como por ejemplo la educación, el mundo laboral, la política y medios de comunicación.

El apoyo emocional proveniente de amigos, familia y de la comunidad son importantes en el momento de ayudar a una persona con tendencias suicidas, averiguar intereses personales individuales, conversar sobre ellos. Es importante no temer a la hora de hablar del suicidio, se cree que el hablar de ello pudiera incitar a tener pensamientos suicidas o que la persona lo llegue a cometer; sin embargo esto es falso, hablar abiertamente sobre el suicidio incita a las personas en crisis a reflexionar y reconsiderar su elección. Ofrecer apoyo sin juzgar ni acusar, escuchar con la mente abierta. Recuerda siempre pedir ayuda a algún profesional de la salud al momento de identificar a alguien con tendencias a suicidas.

Deja un comentario