Cultivar tus alimentos es la actividad más revolucionaria

Verónica Delgado
 
 
El arte de cultivar la tierra es la actividad de producir en la misma una gran diversidad de alimentos, flores, raíces, hortalizas, hierbas medicinales, árboles y toda vida que trae consigo una semilla.

La agricultura, una de las prácticas más antiguas de la sociedad, es sin duda un tema que en la modernidad muchas veces desconocemos cuál es la importancia de conocer sus técnicas y de qué modo se siembran y cultivan los alimentos que comemos y que le damos a nuestras familias.
 
La siembra de nuestros alimentos no sólo se trata de domesticar plantas y animales para su producción y autoconsumo. Hoy en día estás prácticas cambiaron a la sobreexplotación de los suelos contaminándolos y afectando no sólo la salud de la tierra sino la salud humana.

Es por eso que debemos sensibilizarnos en conocer de dónde vienen los alimentos que comemos  y todo lo que se hizo para tener un plato de verduras o frutas en nuestras mesas. ¿Cuál es la huella ambiental alimentaria que dejó atrás? ¿Cuál es el impacto ambiental que deja el consumo de comida y bebidas producidas a gran escala e industrialmente? Y, ¿qué representa en nuestro entorno local?
 
Hemos venido hablando sobre los catastróficos efectos que está ocasionando el cambio climático en todo el planeta; cómo la contaminación de los suelos, agua, mares, montañas, aire, que afectan nuestra salud y por ende nuestra calidad de vida.

¿Qué hay de nuestros alimentos? ¿Somos lo que comemos? Ante esta problemática del impacto ambiental que las prácticas agrícolas actuales que usan excesivos agrotóxicos que envenenan la tierra y nuestro cuerpo, existe una alternativa real que en otros países ya están practicando y elaborando planes de acción para transitar a una solución: es la agroecología.

¿Qué es la agroecología? Es un conjunto de técnicas ecológicas en la producción de alimentos, pero también es un movimiento social, es una visión holística que nos permite en la actualidad  enfocarnos en lo que verdaderamente importa: la tierra, la biodiversidad, la sociedad y la vida sostenible de las ciudades.
 
Nos invita la agroecología a organizarnos socialmente para ver posible nuevas formas de convivir con nuestros ecosistemas.

Dice Vandana Shiva, filósofa y escritora India, que: “Las semillas son nuestra madre y guardarlas es un acto político”. Sembrar y cultivar nuestros alimentos es también una acto profundamente revolucionario, pues a las personas que vivimos en grandes ciudades nos permite conservar nuestra valiosa biodiversidad de plantas, animales, semillas nativas y por lo tanto nos invita a profundizar en este tema.

Es por esto que los invito este 7 de febrero de 2020 a las instalaciones del Centro Administrativo de Tlajomulco, a las 10:00 de la mañana, para que conozcan la propuesta que sale desde la comisión de Medio Ambiente y Sustentabilidad que me honro en presidir.

El Proyecto es el Reglamento de Agricultura Urbana, Periurbana y Rural en el Municipio de Tlajomulco.
 
En un ejercicio participativo propuse una mesa de análisis para este reglamento se nutra de los conocimientos de los expertos, productores y académicos para que propongamos ante el Ayuntamiento de este municipio una propuesta sólida que nos lleve a desarrollar el Plan Municipal al Derecho a la Alimentación, garantizando que ésta sea nutritiva, suficiente y de calidad, derecho contemplado en el artículo Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Llamamos a este proceso “Tlajomulco al camino de la Soberanía alimentaria”, pensemos en  la posibilidad de que las 16 mil hectáreas que tenemos productivas en nuestro  municipio sean manejadas ecológicamente y con un enfoque agroecológico. 

Deja un comentario