En Tlajomulco…la puritita verdad – Un mejor lugar para vivir

Abraham Medina Dávalos


La vivienda es más que un espacio que alberga a nuestra familia y nuestras necesidades básicas, es un espacio que adquiere simbolismos y que refl­eja aspectos sociales y culturales tanto del individuo como de la comunidad.

A pesar de la relevancia que tiene en el desarrollo y la vida cotidiana de las personas, “ningún país del mundo está libre de problemas habitacionales”.

En Tlajomulco, el modelo habitacional impulsado en el año 2000 se ha vuelto insostenible por el alto porcentaje de viviendas deshabitadas, provocado por la falta de servicios y la precariedad de las viviendas, así como la poca integración que existe al interior y exterior de los conjuntos habitacionales.

Han sido pocas las decisiones que se han tomado en torno a la problemática de vivienda en el municipio; no se han presentado estrategias y solo han servido para contrarrestar algunos de los efectos del problema.

Por esta razón, es imperante que se actúe de manera contundente en la materia, que se den soluciones integrales y que se transforme profundamente el modelo habitacional que ha dominado y dañado tanto al municipio.

Ante la realidad, el presidente municipal, Salvador Zamora, ha establecido como prioridad el garantizar a todos los ciudadanos el derecho al hábitat. En este sentido es que ha surgido la necesidad de instrumentar una política habitacional que oriente la planeación y el desarrollo de los instrumentos, las estrategias y los programas necesarios para garantizar el derecho universal a la vivienda adecuada.

Una política que permita la articulación de acciones acordes al contexto, que busque en todo momento mejorar las condiciones de vida y la transformación del hábitat y que, además, fomente una estrecha colaboración con la sociedad.

Sin duda, atacar el grave problema de vivienda que existe en el municipio representa un gran reto pero también una oportunidad histórica inigualable que marcará un antes y un después en la acción gubernamental. Las acciones que de esta política se deriven buscarán convertir a Tlajomulco de Zúñiga en un referente a nivel local, nacional e internacional de innovación en materia de vivienda, pero sobre todo, buscará poner a las personas al centro de todas las decisiones, impulsando una nueva forma de articular la ciudad.

Tlajomulco es nuestro, es de todos, se requiere de un compromiso real para transformarlo, y hoy es el momento.

Deja un comentario