Hay retrasos en la prohibición de plásticos; Tlajomulco entre los más avanzados

Maggie Urzúa

La prohibición en el uso de materiales no biodegradables en Jalisco ha registrado algunos retrasos para su implementación, si bien la reforma a la Ley de Equilibrio Ecológico entró en vigor desde el primero de enero de 2020.

El decreto de reforma fue aprobado el 19 de julio del año 2018 por la 61 Legislatura del Congreso del Estado de Jalisco. Sus restricciones tienen como blanco a los comercios, quienes tienen que abandonar el uso de bolsas de plástico, popotes, artículos de unicel y, en general, objetos no reutilizables que acostumbraban regalar a los clientes.

El motivo para asumir esta medida, expuesto en el decreto de reforma, es éste:

“El plástico con el que están hechas (bolsas) es un material inerte, no biodegradable, esto significa que no se descompone, y no se desintegra en el entorno. Por lo tanto, la producción y consumo de este material en grandes volúmenes representan un problema ambiental debido a que se comporta como un residuo acumulativo y longevo en los sitios en los que reside al final de su vida útil: los mares, vertederos y rellenos sanitarios”.

El Legislativo del Estado propone como solución un retorno al pasado cuando para cargar las compras en el supermercado o la tienda de autoservicio se recurría a las cajas de madera, canastas, redes, bolsas de papel o bolsas tejidas.

Los plásticos fueron introducidos y se popularizaron en México hasta la década de 1970, de acuerdo con lo expuesto en la iniciativa promovida hace dos años por la diputada Verónica Magdalena Jiménez Vázquez.

Pero al arranque de 2020, ¿qué está impidiendo que la medida sea aplicada con sus respectivas sanciones en la entidad? La respuesta es la Norma Técnica Ambiental Estatal, marco legal que aún no ha sido concluido. Es determinante, porque en ella se deben especificar cuáles son los materiales permitidos para elaborar los productos que van a sustituir al plástico en los negocios.

Cuando la norma esté lista, las Secretarías de Medio Ambiente e Innovación, Ciencia y Tecnología están obligadas a comenzar una campaña de difusión, concientización entre la población y colaboración con las empresas para que logren el cambio gradualmente. También se plantea otorgar subsidios económicos.

Otra parte fundamental y que todavía no se implementa, es la adecuación de los reglamentos municipales para establecer las sanciones económicas y administrativas a las empresas que incumplan la restricción. Estos “castigos” serán impuestos al criterio de cada Ayuntamiento, basados en las disposiciones de la Ley de Equilibrio Ecológico.

Tlajomulco, entre los municipios más avanzados

Aun con los retrasos en la Norma Técnica Ambiental, Tlajomulco de Zúñiga es uno de los municipios jaliscienses con mayores avances en la homologación con la Ley de Equilibrio Ecológico.

Un caso ocurrió en la pasada celebración de los Reyes Magos en Cajititlán a inicios de 2020, donde el Gobierno Municipal prohibió el uso de productos de unicel para los negocios ambulantes dedicados a la venta de comida o bebidas. También impidió el ingreso de visitantes con bebidas alcohólicas en recipientes de vidrio.

De igual forma cabe resaltar el programa piloto ejecutado en mayo de 2016, a través del cual el Gobierno de Tlajomulco promovió el reciclaje del llamado “hielo seco” con centros de acopio al interior de los edificios públicos, además de la reutilización de papel.

Deja un comentario