Ma. Mercedes López Velázquez

Rey Guadalupe Orozco Gallardo


‘‘Representa a la mujer campesina en toda la extensión de la palabra’’

(Francisco Campos Hernández)

‘‘A mí me tocó cortar el listón’’, menciona la Sra. Mercedes López, refiriéndose a la ceremonia de entrega de obras de pavimentación de calles en San José del Valle, el pasado 18 de diciembre de 2017. Con su más reciente participación en un acto significativo para la comunidad, nos introduce en una interesante plática sobre el pasado en la zona Valle.

Para investigadores y curiosos del tema, el testimonio de doña Mercedes constituye una pieza clave para entender lo que ha ocurrido durante los últimos 90 años en una de las zonas más pobladas del municipio de Tlajomulco.

Ma. Mercedes López Velázquez nació el 24 de septiembre de 1947 en Unión del Cuatro; es hija de Antonio López y María del Refugio Velázquez, y nieta, por la línea paterna, de Apolonio López y Andrea Orta.  

La agricultura y la ganadería eran las actividades económicas en torno a las cuales giraba la organización familiar de Mercedes, quien constantemente recorría los terrenos y los conocía muy bien. Con su lúcida memoria, a través de una fluida y amena conversación, donde no faltan las risas que causan algunos recuerdos, nos va dibujando ese fértil valle con sus vasos lacustres, linderos, cultivos, barrios, mucho de lo que poco o nada se conserva en nuestros días.

A la edad de 17 años contrajo nupcias con el Sr. Luis Fierros Ávila, originario de San José del Valle, y, desde entonces, ha vivido en una de las primeras casas de ese lugar. Dicho matrimonio se dedicó con esmero al trabajo de sus tierras y a diversas gestiones, tanto que don Luis era estimado y de confianza, incluso jugó un papel importante en la electrificación del pueblo (en el patio de su casa aún se conserva el primer poste de los que se instalaron). ‘

“Una persona que dio ejemplo de trabajo y de unión con su esposo, ya que ella trabajaba a la par que cualquier hombre; además de trabajar la tierra, atendía a sus hijos’’, comenta Francisco Campos, haciendo referencia a doña Mercedes, quien trabajara arduamente en sus parcelas. Las fotografías que conserva la Sra. López dan fe de ello. Es posible observar, en el álbum familiar, la vida cotidiana de esa comunidad rural.

Afortunadamente, para los amantes del conocimiento sobre el pasado, Mercedes López prestó su oído a las charlas de los mayores.

‘‘Ya tuve uso de razón, digamos ya a los 5 años… a mí me interesaba mucho saber y mi papá me platicaba, pues, mucho de cómo había sido el comienzo y cómo se carteaban…conservo una carta que le manda, que reuniera 19 personas y con eso ya se hacía el ejido’’. Su testimonio es valioso, pues es nieta de Apolonio López, cofundador de El Poblado, como se le conoce a Unión del Cuatro, y es esposa del nieto, por línea paterna y materna, de los cofundadores del ejido de San José del Valle, Antonio Fierros y Nazario Ávila.

Con nombres, fechas, genealogías, sucesos, leyendas, experiencias, se construye una parte de la historia a partir de nuestra testigo. De generación en generación, se cuenta el pasado de la historia de la familia López, desde que residían en el rancho de Juache, la llegada a la hacienda de El Cuatro a principios del siglo pasado, las reuniones con otros líderes para tramitar las dotaciones de ejido y los logros de los mismos.

Lo mismo repite a partir de lo que escuchaba atenta a su suegro, don José Fierros, y los mayores del lugar, recogiendo la trayectoria de cada uno. Notables son los esfuerzos con los que intenta preservar los documentos que, al paso de los años, van deteriorándose: planos, cartas, fotografías, etc. Respaldada con su conocimiento, externa interesantes opiniones en torno a las principales problemáticas que se desarrollan en el interior de algunos ejidos del municipio, incluyendo el conflicto con el del Zapote.

Lejos de los problemas habituales de la urbanización y otros específicos del lugar (como la falta de espacios para que los jóvenes practiquen deportes), asegura vivir tranquila. De vez en cuando platica con los vecinos acerca de lo que sabe, lo que ha vivido a lo largo de 55 años en su casa.

Alejada un poco del bullicio de la avenida Concepción, en el tranquilo centro de San José del Valle, se encuentra la morada de doña Mercedes López viuda de Fierros, donde resguarda el pasado familiar que, al mismo tiempo, es el de sus queridos terruños.

Deja un comentario