La basura como problema de Salud Pública

Verónica Delgado Carrillo

A todas y todos los habitantes de Tlajomulco les pregunto: ¿Saben que producimos 700 toneladas diarias de basura en todo el municipio aproximadamente?, esto quiere decir que diariamente, en promedio, cada habitante produce un kilo de basura ¿Sabes cómo afecta a tu salud  y a la de tu familia?

No existe hasta el momento un diagnóstico serio en nuestro municipio para evaluar los riegos que ocasionan la inadecuada recolección de basura y su disposición final. 

Hace algunas semanas en sesión de Cabildo expuse la preocupación y cuestioné cuáles serían las acciones concretas que tendría el gobierno para solucionar esta problemática, y es que la empresa privada que provee el servicio de la recolección y disposición final de los residuos sólidos urbanos no suministra los servicios que nos indiquen los efectos de la acumulación de basura que causa proliferación de insectos y animales nocivos, transmisores de enfermedades en los humanos. Es por eso que debemos de entender que la basura que producimos es un problema y responsabilidad de todas y todos.

Hoy en día la basura que producimos es una preocupación de la sociedad mundial, ya que es un problema de contaminación ambiental, por lo tanto, es un problema de salud. Entendamos que los desechos sólidos, o “basura”, son todos los residuos resultantes de las actividades domésticas, industriales, comerciales y otras, que produce una comunidad. Conforme una sociedad se desarrolla, se incrementa la producción promedio de basura diaria por habitante, y eso ha venido sucediendo en nuestro municipio.

En Tlajomulco estamos ahora rebasados de la basura que se produce, no solo lo que generamos en casa, que ya es mucha, sino toda la industria y estas grandes empresas que producen residuos peligros. El problema no es solo el almacenamiento domiciliario y recolección municipal, sino que se evidencia de cómo la ciudadanía ha decidido (muchas veces obligados por no tener otra opción) hacer de su disposición final en las calles, esquinas y botaderos abiertos en cualquier parte sin importar los daños  a la salud y el foco de infección que esto representa, ocasionando daños en la piel, vías respiratorias, problemas gastrointestinales y además promueven la aparición de alergias y, por supuesto, efectos desagradables a la vista y olfato.

Dentro de la comisión edilicia que me honro en presidir, que es la de Medio Ambiente y Sustentabilidad, se presentó una iniciativa del proyecto de un Reglamento para la Prevención y Gestión Integral de Residuos del municipio de Tlajomulco, esto en coordinación con las comisiones de Reglamentos y Puntos Constitucionales, Derechos Humanos y Servicios Públicos. Se ha prolongado dicha iniciativa porque es necesario verificar la viabilidad financiera para operar dicho Reglamento, y es que desde mi postura me he pronunciado en que no solo es necesario contratar una empresa privada para la recolección y disposición final de los residuos, sino que es importante y urgente que  sea un proyecto integral que atienda los problemas ambientales, de salud y culturales que esto representa, es urgente que las acciones se vean reflejadas a nivel local y estatal, es necesario que tomen en serio tanto en el gobierno estatal como federal que los residuos están contaminando lagos, ríos, cañadas, al territorio y que son daños irreversibles.

Debemos de entender que la basura que producimos es un problema de salud pública, por lo que no solo se debe de tratar como un servicio de mantenimiento urbano, ni tampoco tomarnos a la ligera que las decisiones que se tomen al respecto no ataquen el problema de raíz promoviendo y asegurando los recursos necesarios para que se desarrollen estrategias de educación ambiental en todos los rincones de Tlajomulco, socializando así este gravísimo problema pues como vengo diciendo es una responsabilidad de todas y todos.

“La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente define como peligroso a todo aquel residuo, en cualquier estado físico, que por sus características corrosivas, tóxicas, venenosas,  reactivas, explosivas, inflamables, biológicas, infecciosas o irritantes, representa un peligro para el equilibrio ecológico o el ambiente”, por lo que es un peligro también para la salud humana,  es necesaria una política ambiental real que proteja la salud de la tierra, así como la de todos y todas.

Estaré informando sobre el avance de lo que el gobierno decida hacer con esta problemática. 

Deja un comentario