Temachtiani: Inseguridad, problema grande en el país

Vicente García Tejeda

La inseguridad constante uno de los problemas más grandes que se viven en el país. La ola de inseguridad no cesa, pese a esfuerzos de los distintos niveles de gobierno.

Hablar o escribir sobre la inseguridad que se vive en México, infiere en cuestionar las políticas públicas que se llevan a cabo para disminuir o terminar con esta dificultad,  que afecta directamente a la población civil.

Por una parte, la clase política, se ve inmiscuida de protagonismo y desprestigio por la falta de acciones que terminen con la desigualdad, la pobreza, el desempleo y la falta de oportunidades, que generan las principales causas de inseguridad que priva a lo largo del país.

A ello le agregamos la problemática derivada de las familias no funcionales, la discriminación y la falta de valores fundamentales que fomenten el respeto y la identidad propia, la existencia de sueldos infames que no corresponden al nivel de conocimientos, o en su caso, los niveles de educación por debajo de los parámetros que permitan un mejor nivel de vida a las personas.

Ante esto, vale mencionar que la pérdida de valores, la corrupción, la avaricia, el resentimiento social, son factores que trastocan el estado de una sociedad o grupo, en un momento determinado y que afectan los derechos fundamentales de las personas.

El abandono de la cultura de legalidad, tienen una estrecha relación entre la ausencia de la justicia y la corrupción que fomenta el individualismo y por ende está generando una grave crisis de inseguridad que hoy se vive en México y en el cual Jalisco también ha visto deteriorada su imagen por el clima de inseguridad.

Se requiere unas políticas públicas con enfoque de atención a las víctimas, la reparación del daño individual y social, políticas que se adopten medidas allí donde esté la causa del problema y es importante determinar los factores responsables del delito y de la inseguridad, en suma, una prevención social: que se refiere a acciones que actúan sobre los grupos de alto riesgo para disminuir la probabilidad de que se conviertan en victimarios o agentes de violencia.

La prevención social reduce las probabilidades de convertirse en víctima potencial por medio de la reducción de oportunidades, logrando que el crimen violento se haga más difícil, más riesgoso o menos ventajoso.

México y para nosotros en especial Jalisco, que es el estado donde vivimos, requerimos una atención oportuna y responsable del gobierno, no para mitigar los efectos de la inseguridad social, sino para prevenir y actuar de manera responsable este grave problema que nos afecta cotidianamente.

Deja un comentario