Tradiciones que prevalecen: entrega de Cofradía y directivas

Carlos García


El domingo 8 de diciembre fue la entrega de la Cofradía y el martes 10 de enero se celebrará la tradicional comida y entrega de cuentas y directivas que se encargan de cuidar y administrar el templo de la Virgen de la Purísima Concepción, también conocido como Templo del Hospital, en Tlajomulco de Zúñiga.

En punto de las 2:00 de las tarde, la antigua Cofradía pasó la responsabilidad a los nuevos cófrades.

Al llamado de las campanas, entrando de dos en dos, la antigua Cofradía acompaña del brazo a los nuevos integrantes en el atrio en el que amigos e invitados los reciben con pétalos de rosa, hasta la entrada principal del templo, donde tradicionalmente se postran frente al altar.

Saliendo de la iglesia, el nuevo “Tatita” es presentado ante la imagen de la Virgen de la Purísima Concepción, que es puesta en la terraza del patio lateral del templo.

La cofradía está compuesta por seis personas: la de mayor edad y jerarquía recibe el título de Tatita. Le siguen en orden descendente, el Mayor, Topile, Mantopile, Sípil y Chiquito. Cada uno y su familia se hace cargo de tiempo completo, en turno semanal, de todos los trabajos relativos al mantenimiento, cuidado y limpieza del Templo del Hospital, nombre que prevalece desde la época colonial cuando se acostumbraba poner a un lado de los templos un pequeño hospital para atender las necesidades de los menesterosos.

Como en la práctica el templo es de la Cofradía, no tiene sacerdotes de planta, las misas, bodas y demás oficios religiosos están a cargo de presbíteros que envía la parroquia de San Antonio de Padua, que está ubicada muy cerca.

La entrega del templo a la nueva Cofradía fue celebrada con una tradicional comida en la que se sirvió pipián, mole, adobo dulce y arroz, ofrecida por los nuevos cófrades como despedida a los integrantes de la antigua Cofradía y a la que se invita al pueblo en general.

Deja un comentario